En días pasados se vivió con gran entusiasmo en el Sonesta Hotel Barranquilla, una sesión de rumbaterapia con los funcionarios del hotel.

Durante la rutina no solo se quemaron calorías sino que se fortalecieron tanto los músculos como la mente , de forma sencilla y entretenida.

Agregar Cometario